Tóxicos en los Cosméticos, comienza a leer los ingredientes

Durante todo el día, solemos convivir con muchas sustancias que son peligrosas. Es el caso de lejía, amoníaco, lavavajillas, productos de limpieza en general. Pero de lo que no nos damos cuenta es de la cantidad de Tóxicos en los Cosméticos que son peligrosos para nuestra salud y que suelen formar parte de los hábitos diarios de higiene y belleza.

Tóxicos en los Cosméticos, comienza a leer los ingredientes

Con esto no os digo, que un tóxico, en cuanto lo aplicamos pueda dañar gravemente a nuestra salud. Pero, con el paso del tiempo, poco a poco, se va introduciendo en el organismo pudiendo dar lugar a enfermedades de todo tipo. Desde las que pueden pasar “desapercibidas” a algunas de mayor gravedad.

Algunas de estas sustancias son muy preocupantes porque provocan grandes problemas de salud o porque se van bioacumulando y es muy complicado eliminarlas.

Productos que usamos a diario y que nunca pensamos que puedan llegar a producir daño alguno. Por eso, hoy quiero abriros un poco los ojos, sin llegar a alarmaros, para que tengáis conciencia de los Tóxicos de los Cosméticos, que incluso las grandes marcas utilizan.

Cuidado con los Tóxicos de los Cosméticos

Según Greenpeace, cada día, hay una estimación aproximada en la que una mujer puede llegar a usar unos 12 productos de cosmética que llegan a tener unos 160 ingredientes diferentes. Y los hombres usan la mitad de productos, es decir 6.

Ingredientes que, muchas veces son derivados de una misma sustancia, pero que se camuflan con diferentes nombres, muy complicados de entender y con una letra de lo más reducida, en muchos casos.

Tóxicos en los Cosméticos, comienza a leer los ingredientes

Los usamos sin darnos cuenta de que estas sustancias van entrando en contacto, a través de la piel, con el torrente sanguíneo, y se van acumulando en el organismo. Una buena parte de estas sustancias son disruptoras hormonales y se vinculan a alergias, síndrome de hipersensibilidad química, y otras enfermedades.

Hay derivados del petróleo en los bálsamos labiales (petrolatum) que usamos a diario. La parafina líquida que se encuentra en muchas cremas corporales llega a taponar los poros e impide que la piel respire.

Son sustancias baratas y, por lo tanto hacen que un cosmético sea más económico, pero también que sea potencialmente peligroso para tu salud con el paso de los años.

Tú puedes ponerle remedio

Hoy te voy a indicar algunos de las sustancias que son tóxicas y que se encuentran en la mayoría de los cosméticos. Solo tienes que mirar los ingredientes:

Para prevenir el consumo de tóxicos en tu higiene diaria debes tener en cuenta estos ingredientes:

Aluminium – La mayoría de los desodorantes lo contienen. Puede aparecer como Aluminium chlorohydrate, el más frecuente, y como sales de aluminio y circonio, Aluminium zirconium pentachlorohydrate, entre otros nombres.

Durante los últimos años el aluminio que está presente en los cosméticos ha sido relacionado con el cáncer de mama y el Alzheimer.

Aunque en la actualidad no existen pruebas concretas que demuestren la relación del aluminio de los desodorantes con este tipo de enfermedades, ya que faltan estudios en este área, se recomienda reducir la exposición al aluminio reduciendo el uso de desodorantes.

Aceites minerales – Parafinas (parafinum liquidum), Petrolatum. Muy presentes en los bálsamos o cacaos labiales. Para que te hagas una idea, aplicar parafina en tu piel es como ponerte un plástico sobre ella.

Como el aceite mineral deriva del petróleo también se conoce como aceite de parafina, vaselina líquida y aceite mineral blanco.

La diferencia del aceite mineral con el aceite vegetal es que el primero no penetra en las capas de la piel. Es decir que ejerce una función de oclusión.

Por lo que ( sin tener en cuenta si es o no es tóxico) no es adecuado para personas que sudan mucho, para quienes practican deporte, para aquellas personas que trabajan en zonas calientes o quienes tienen la piel muy grasa.

El aceite mineral está permitido para su uso en cosmética y no está incluido en la lista de sustancias prohibidas.

En la actualidad no hay suficientes datos científicos para relacionar la incidencia de cáncer con el uso de este aceite en los cosméticos. En un principio, la mala fama del aceite mineral se debe a que puede contener 1,4-dioxano, que tiene efectos cancerígenos, pero (supuestamente) está prohibido para su uso en cosméticos. Tal y como se indica en la RDC 48/06. La IARC (Agencia Internacional del Cáncer) no hay datos que relacionan de manera tangible el uso de aceite mineral con el cáncer.

Tóxicos en los Cosméticos, comienza a leer los ingredientes

Triclosán – Jabones, dentífricos. Muchas son las marcas que se están poniendo las pilas y han eliminado el Triclosán de sus productos. Tal es el caso de Colgate.

El triclosán es un bactericida y fungicida que se ha usado muchísimo en la industria de la higiene doméstica y personal. Se puede encontrar desde en productos de limpieza a pastas de dientes, desodorantes, líquidos para lavar las manos quirúrgicos, colutorios bucales, esmalte de uñas, geles de ducha, champús, etc.

Tiene una potente acción sobre la membrana citoplasmática de las bacterias, ya sean negativas o positivas, e incluso sobre algunos hongos unicelulares. Por lo que esto lo convierte en un componente ideal para prevenir infecciones.

Pero qué sucede, pues que este bactericida tiene una potente acción antiséptica. Y al atacar a todo tipo de bacterias y hongos, puede afectar a nuestra flora intestinal porque pasa indemne por el estómago y la descompone desequilibrando sus poblaciones.

Como la flora intestinal se empobrece, debido al su uso continuado con enjuagues bucales y dentífricos, pueden derivarse problemas como colon irritable, alergias, menor tolerancia a la insulina, etc.

También se usa en desodorantes, cremas maquilladoras, geles y champús. Se ha estimado que el Triclosán puede llegar a afectar a la flora dérmica o cutánea. Esto puede crear problemas en la piel.

Pero esto no es todo. Hay estudios que indican que el Triclosán puede funcionar como un disruptor endocrino. Esto provocaría la disminución de algunas hormonas tiroideas, como los estrógenos. Algo muy peligroso en mujeres embarazadas especialmente. Estos estudios no son extrapolables, pero, la Unión Europea estima que una concentración del 0,3% es segura

Parabenos – Se encuentran en prácticamente todos los productos de cosmética. Se trata de compuestos químicos ampliamente extendidos porque son económicos y se necesita poca cantidad para que cumplan su función como conservantes.Los Parabenos acaban con las bacterias y aumentan el período de uso y seguridad de los cosméticos.

Pero, hay algunos tipos de Parabenos que se encuentran bajo sospecha, porque pueden alterar el equilibrio hormonal (función disruptora endocrina). Y no solo eso sino que también pueden causar irritación y enrojecimiento de la piel, incluso provocando dermatitis.
L

En Abril del año 2014 , la Comisión prohibió el uso de 5 parabenos cosméticos:

  • Isopropilparabeno
  • Isobutilparabeno
  • Fenilparabeno
  • Bencilparabeno
  • Pentilparabeno

En la actualidad, los productos cosméticos siguen llevando Parabenos en alimentación como en cosmética, que puedes ver si miras en los ingredientes. Se encuentran como: E214, E215, E216, E217, E218, E219. O bajo los nombres de

  • Metylparaben.
  • Mropylparaben.
  • Benzylparaben.
  • Ethylparaben.
  • Butylparaben.
  • Benzoato de sodio.
  • Sodium.
  • Ammonium.
  • Laureate sulphate.

La Cosmetic Ingredent Review (CIR) estipuló en el año 1984 que el uso de parabenos en los productos cosméticos no representa ningún riesgo para la salud, siempre que no supere la cantidad del 25 %. Pero este estudio se reabrió en el año 2003 para investigar el efecto de los parabenos en mujeres y niños, aunque se llegó a la conclusión de que no era necesario cambiar el anterior informe.

En el año 2004, volvió a saltar la alarma cuando se publicó un estudio científico por oncólogos de la Universidad de Reading (Edimburgo). En él se encontraron trazas de parabenos en un 90% de las muestras de pacientes femeninas que padecían cáncer de mama. Los resultados de la investigación se publicaron en el Journal of Applied Toxicology. Sin embargo, no se logró llegar a la conclusión de que existiera una relación entre los parabenos y la formación de cáncer.

En el año 2014, un nuevo estudio que se publicó también en el Journal Applied Toxicology, dice textualmente: “… En Hallmark 1, los parabenos se han medido como presentes en el 99% de las muestras de tejido mamario humano, poseen actividad estrogénica y pueden estimular la proliferación sostenida de células humanas de cáncer de mama en concentraciones medibles en la mama… Como característica habilitante, los parabenos pueden causar daños en el ADN a altas concentraciones a corto plazo, pero se necesita más trabajo para investigar mezclas a largo plazo y en dosis bajas. La capacidad de los parabenos para permitir múltiples signos distintivos de cáncer en las células epiteliales mamarias humanas proporciona una base para la revisión reguladora de las implicaciones de la presencia de parabenos en el tejido mamario humano. Copyright © 2014 John Wiley & Sons, Ltd “.

Dicho esto, actualmente existen Parabenos que son admitidos por la legislación de cosméticos en Europa:

  • Methylparaben y ethylparaben: En un principio no son preocupantes si se utilizan en las concentraciones permitidas. Deben encontrarse en un máximo del 0,4 % de concentración en un producto (o el 0,8 % si son mezclados). Y yo me pregunto, ¿y nosotr@s cómo sabemos la concentración correcta? ¿Cómo podemos estar segur@s de que esos cosméticos siguen esa concentración?
  • Butylparaben y proylparaben: Su concentración suele ser baja en los cosméticos. Pero el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Comisión Europea recomienda reducir su límite legal. En la actualidad la Comisión Europea limita el uso de estos parabenes al 0.14%, ya sea solos o mezclados.Además están prohibidos en productos destinados a la zona del pañal para menores de 3 años (cremas para el culito del bebe) porque la piel de la zona del pañal puede estar dañada o irritada,algo que puede aumentar el riesgo de absorción de estas sustancias. En resumen, es mejor evitar productos que lo contengan.

Ftalatos. Lacas de uñas y pintalabios. Son un grupo de compuestos químicos que se usan sobretodo como plastificadores (sustancias que se añaden a los plásticos para incrementar su flexibilidad). En cosmética se utilizan para aumentar la dureza y flexibilidad de los esmaltes de uñas y para fijar los aromas en cremas y perfumes.

Se ha demostrado científicamente que los Ftalatos en el organismo actúan como disruptores endocrinos. Por lo que aumenta el riesgo de padecer cáncer e infertilidad. Los Ftalatos se comportan como unas hormonas antiandrógenas, con lo que anulan las hormonas masculinas y feminizan al organismo.

Estos compuestos químicos se han incluido como sustancias muy preocupantes en la lista de candidatos de la Regulación Europea REACH de sustancias químicas.

Es más, Ecologistas en Acción denunció que Europa permitiera la presencia del Ftalato DEHP en envases alimentarios producidos a partir de PVC reciclado.

La mejor protección frente a estos productos es no usarlos, por lo que es mejor revisar los ingredientes de los cosméticos como esmalte de uñas, lápiz de labios, geles, champús, cremas y perfumes. Observa que estén libres de -DEP diethyl ftalato), DMP (dimethyl ftalato) y DBP (dibutyl ftalato).

Sodium Laureth Sulfate. Sodium Lauryl sulfate (Lauril sulfato de sodio y sus derivados). Presente en la mayoría de champús, geles y jabones. Se trata de un producto detergente que actúa como agente espumante.

Hay dos variantes: el Sodium Lauryl Sulfate (Lauril Sulfato de Sodio o SLS) y el Sodium Laureth Sulfate (Lauret Sulfato de Sodio o SLES). El Sodium Laureth Sulfate es más frecuente porque es menos abrasivo para la piel.

Ambos componentes proceden del coco bajo un proceso que hace que estos compuestos acaben siendo perjudiciales para nuestra salud y también para el medio ambiente.

El Lauryl Sulfate tiene propiedades abrasivas para la piel. Es un desengrasante muy bueno para eliminar la grasa, pero también destruye los lípidos naturales que la piel genera de forma natural. Es decir, que en resumidas cuentas es una sustancia irritante para la piel humana. Así, muchos de los problemas de sequedad de piel, irritación del cuero cabelludo y caspa pueden estar causados por el uso continuado de productos con este compuesto.

Algunas organizaciones ecológicas y de salud lo clasifican como perjudicial para algunos órganos vitales. Alegan que, al contener moléculas tan pequeñas, estas sustancias llegan con facilidad en la sangre a través de la piel y las mucosas )por ejemplo, al entrar en contacto con los ojos) pudiendo resultar perjudiciales para los órganos vitales.

Pero, la FDA (Food and Drug Administration) americana no lo afirma porque dice que se usa en sus bajos índices de concentración, más aún si se aclara convenientemente después del enjabonado.

El Sodium Laureth sulfate es menos abrasivo, pero puede contener sustancias cancerígenas. También existe una polémica entre diferentes organizaciones por el bajo contenido en el dioxil que es la sustancia perjudicial.

Nanopartículas (nano). Protectores solares. Son pequeñísimas partes de una sustancia, de diámetro entre 1 nm (la millonésima parte de un mm) y 100 nm. En cosmética, especialmente en los protectores solares se emplea la nanotecnología (Dióxido de Titanio y Óxido de Zinc) para que los productos se extiendan más fácilmente y no dejen esa película blanca que tanto nos desagrada.

El problema de las nanopartículas es que con la disminución del tamaño puede aumentar la capacidad de penetración de éstas por la piel o de ser inhaladas llegando a los pulmones donde pueden provocar daño en los tejidos.

Como se trata de una tecnología muy reciente y no hay todavía estudios a largo plazo en cuanto a su absorción a través de la piel se dice una publicación del año 2017 en el Science Direct que se necesita investigar su acción.

Estos son son algunos de los ingredientes potencialmente tóxicos que se encuentran en los cosméticos. Por desgracia hay muchos más. Puedes conocer la toxicidad de algún producto en concreto gracias a la guía y el listado de ingredientes de la Red Ecoestética.

Lo ideal para no tener que estar pensando si algún producto cosmético nos está perjudicando es apostar siempre por cosméticos naturales, con ingredientes 100% naturales, no testados en animales y con embalajes respetuosos con el medio ambiente.

Ten especial cuidado con las palabras Natural y Bio porque hay mucho fraude. Mucho cuidado también en productos que ponen que no llevan Parabenos, porque muchas veces utilizan otro tipo de sustancias igual de tóxicas.

Y, sigo insistiendo, lleva siempre en tu móvil, la aplicación Ingred, de la que ya os he hablado, o cualquier otra app fiable que muestre los ingredientes de los productos que compras.

Para finalizar te dejo un vídeo de la entrevista al profesor Nicolas Olea, Director del Departamento de Radiología y Medicina Física de la Universidad de Granada, hablando sobre los disruptores endocrinos:

Bibliografía:

http://archivo-es.greenpeace.org/espana/es/Trabajamos-en/Parar-la-contaminacion/Agua/Campana-Detox-/Toxicos-en-los-cosmeticos/

https://unisima.com/belleza/aceite-mineral-cosmeticos/

https://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/Triclosan-ojo-polemica_0_859864321.html

https://www.ocu.org/salud/cuidado-piel/noticias/parabenos-cosmeticos

https://www.ecologiaverde.com/que-son-los-parabenos-y-sus-consecuencias-1529.html

https://www.ajedrea.com/blog/115-ftalatos-disruptores-endocrinos-en-nuestros-cosmeticos

https://www.ecologiaverde.com/que-es-y-en-que-afecta-el-sodium-laureth-sulfate-387.html

http://verumnatura.com/blog/solares-por-que-sin-nanoparticulas/

Imágenes: Ecolisima

Tu Piel Bio

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *