Receta de tocino de cielo

Hoy os voy a dar una receta que me cuesta la misma vida cada vez que la hago, porque con un poquito que me pase, en lugar de tocino de cielo hago un flan…

Receta de tocino de cielo

Lo cierto es que el procedimiento del tocino de cielo no es complicado, lo único que hay que tener muy en cuenta es el tiempo de espera en el horno, el molde donde lo colocas, etc.

Tocino de cielo en vasitos individuales

En este caso he probado a hacer tocino de cielo en vasitos individuales y aunque tengo que retocar algunas cosillas, no me puedo quejar de cómo me ha salido el invento.

Ingredientes:

Caramelo líquido ( yo no lo hago, lo compro porque me gusta más el sabor pero eso va a gusto de cada persona)

7 yemas de huevo (tamaño L)

2 huevos enteros (tamaño L)

Para el almíbar: 350grs de azúcar

350ml de agua

Piel de un limón

1 rama de canela.

Preparación:

Se echa el caramelo líquido en la base del molde que se vaya a utilizar, yo en este caso, lo he puesto en las cápsulas de las magdalenas (un fallo porque cuando el caramelo se derrite, las cápsulas se mojan y algunas se rompen cuando saco el tocino del cielo del molde, así que como me han aconsejado mis grandes compañeras de la página de Facebook Reposteras de andar por casa, es mucho mejor hacerlo en moldes de silicona o de aluminio para que no sucedan desastres).

Ahora nos ponemos manos a la obra con el almíbar:

Se coloca el azúcar y el agua junto con la piel del limón y la rama de canela en un cazo a fuego medio, y vamos removiendo durante unos 10-15 minutos hasta que el azúcar se derrita por completo y al cogerlo con una cuchara caiga en forma de hilo.

Se retira del fuego y se sacan la piel del limón y la ramita de canela, se deja enfriar durante cinco minutos para que al echarlo sobre el huevo, las yemas no se cuajen.

Mientras tanto, vamos batiendo las yemas de huevo y los huevos enteros, todo junto.

Después, cuando el almíbar ya esté templadito, vamos añadiendo poco a poco a los huevos batidos, yo este proceso lo hago manualmente, no me gusta el resultado que hacen las varillas.

Se cuela la mezcla por dos coladores y se va echando en el molde o en este caso los moldes (a mí me dio para 12 cápsulas de magdalenas y otras 12 de mini magdalenas).

Se tapa el molde con papel de aluminio y lo metemos en una bandeja de horno o un molde de mayor tamaño con agua. Lo metemos todo en el horno previamente calentado y deberá estar durante unos 45 minutos a 160º ( yo lo pongo en la parte superior del horno para controlar más el calor porque ahí reside el truco del tocino de cielo, como te pases has hecho un flan…).

Después de ese tiempo, se abre el horno y se pincha con una aguja, tenedor, cuchillo, etc, lo que tengamos más a mano, si sale limpio hacemos el paso siguiente y si no, se espera unos minutos más.

Apagamos el horno y dejamos el molde dentro hasta que el agua se enfríe.

Consejos: Yo, si hago el tocino de cielo en moldes pequeños, lo controlo mucho antes, a los veinte minutos, porque se hace más rápido… El tono del tocino de cielo es un amarillo anaranjado muy brillante. Si veis que han salido burbujitas, entonces es que habéis hecho un delicioso flan de huevo que también está muy rico 😉

Este postre, junto a los profiteroles que hice hace poco, es uno de los que más me cuesta de cogerles el punto, es cuestión de seguir practicando.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *