Portada » Cómo debe ser la ropa interior de mujer durante la maternidad

Cómo debe ser la ropa interior de mujer durante la maternidad

Cómo debe ser la ropa interior de mujer durante la maternidad

El embarazo trae consigo muchos cambios tanto en tu cuerpo como en tu estilo de vida, pero una cosa en la que quizás no hayas pensado demasiado es en revisar tu ropa interior. Tu cuerpo, durante la maternidad, requiere un cambio de pensamiento en lo que respecta a tu ropa interior pero no te preocupes porque gracias a lacorsetera.com vas a poder hacerlo sin romperte mucho la cabeza.

Al comienzo de tu embarazo, seguro que te vas a seguir sintiendo bien con tu ropa interior habitual, pero a medida que tu barriguita aumente vas a tener que ir de compras y considerar el cambio de tu lencería.

La comodidad es la clave

Al igual que la ropa de maternidad, la ropa interior a menudo suele tener una mala reputación por considerarse “fea”. Si bien es posible que la ropa interior durante la maternidad no sea tan atractivas como la que no está pensada para el embarazo, lo que le falta a tu lencería en el estilo, lo compensa con creces en la comodidad; y ahora es definitivamente el momento de elegir la comodidad sobre el estilo

Como la ropa interior de maternidad está diseñada específicamente para mujeres embarazadas, tiene una variedad de características que la hacen excepcionalmente cómoda y fácil de usar. Los sujetadores y las braguitas “normales” no están diseñados para cuerpos de mujeres embarazadas, por lo que es seguro que los aros del sostén te resulten un auténtico martirio y que los ganchos se te claven en la espalda.

La ropa interior que usabas antes de quedarte embarazada a menudo se fabrica con materiales sintéticos, como mezclas de poliéster y viscosa. La ropa interior durante la maternidad es recomendable que tenga una mayor cantidad de algodón. Lo que no solo la hace más suave y cómoda, sino que también es más transpirable. Durante el embarazo, es probable que notes más calor de lo normal, por lo que las telas sintéticas pueden hacerte notar demasiado sudorosa; sin embargo, el algodón debería ayudar a mantenerte más fresca.

Si, por regla general, sueles usar tangas o braguitas ajustadas, esta opción durante el embarazo no va a ser nada práctica. Aunque las bragas de talle alto no sean tu opción habitual, te vas a sentir mucho mejor usándolas durante esta etapa. Sobretodo si usas unas de algodón transpirable.

El hecho de que tus bragas sean de algodón transpirables es de suma importancia, ya que durante el embarazo aumenta la cantidad de flujo vaginal. Pero a medida que aumentan las secreciones, también aumenta el riesgo de contraer una candidiasis. Aunque la candidiasis no dañará directamente a tu bebé mientras aún está en el útero, tu embarazo hará que el tratamiento sea más complicado… Así que apuesta por una correcta transpiración de tu zona íntima.

El algodón es más importante de lo que piensas

Para que te sientas mucho más cómoda, existen unos cinturones de embarazo que son ideales para cualquier mujer que busque un soporte adicional para acomodar su tripita.

Muchas mujeres se preguntan por qué necesitan un sujetador de maternidad, pero tan pronto como lo consigas, ¡sabrás que valió la pena! Si bien un sostén de maternidad puede no ser la prenda más atractiva, hay muchos modelos en el mercado que se parecen más a sostenes normales que los que había en el pasado.

Siempre es una buena idea que tu sujetador de maternidad se ajuste a tu pecho y al contorno. Para acertar, deberás medir de la misma manera que lo has estado haciendo con un sujetador habitual. Pero, en este caso, deberás medirte con regularidad, probablemente cada dos meses, a medida que tu cuerpo vaya cambiando.

Tu sujetador de maternidad debe ofrecerte un equilibrio perfecto entre soporte y comodidad. Busca tirantes más anchos, copas más llenas y, por supuesto, siempre que puedas, que las piezas sean de algodón transpirable, para mantenerte lo más cómoda posible.

Además, cuando ya haya nacido tu bebé, te vendrán de perlas los sujetadores de lactancia, sin aros, ideales para poder amamantarle cómodamente.

Y gracias a los discos de lactancia no tendrás nunca miedo a las subidas de leche que te van a pillar desprevenida en más de una ocasión.

Como ves, tampoco es exagerado el cambio. Solo debes anteponer la comodidad (además lo agradecerás muchísimo durante esta etapa), ya tendrás tiempo de usar dentro de un tiempo tu lencería preferida.

Rate this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *