Cómo hacer una Tarta de Chucherías sin morir en el intento

Cómo hacer una Tarta de Chucherías sin morir en el intento

El día 24 de Septiembre fue el cumpleaños de mi hijo y desde hace un par de años lo celebra en el parque con todos sus compañeros de clase que están expectantes para ver qué les preparo. En esta ocasión, como hacía mucho calor, me dio miedo hacer un pastel, así que decidí apostar por una Tarta de Chucherías que tuvo bastante éxito

Hacer una Tarta de Chucherías no es complicado, solo se necesita tiempo y paciencia de santa. Hoy os voy a contar qué pasos he ido siguiendo para realizar la mía, que como podéis comprobar, es de lo más sencilla.

Pasos para hacer una Tarta de Chucherías 

Antes de nada, hay que comprar porexpán o como se conoce también, corcho blanco. Yo me hice de tres cuadrados en tres tamaños (40×40, 30×30 y 20×20 cms). Después compré las chucherías en una web que se llama Chuches baratas, pero eso ya cada un@ a su gusto.

Pero ahí cometí mi primer error de novata y, permitidme, de pocas luces 🙂

Mi intención, como así ha sido, era la de hacer una Tarta de Chucherías de tres pisos. ¿Qué hice? Pues conté las “lenguas” ( que son esas golosinas alargadas que tanto les gustan a los peques, de diferentes sabores) que iba a necesitar para tapar cada cuadrado de porexpán. Pero no se me pasó por la cabeza que encima del primero, van los siguientes. Es decir, que solo hay que comprar las lenguas que decoran los lados sobrantes de cada cuadrado de corcho blanco… Así que me ha sobrado casi la caja entera, pero no hay problema, porque yo sé de uno que poco a poco les va a ir diciendo adiós…

A parte de las LENGUAS MULTIFRUIT 200 UNIDADES FINI, también compré una bolsa de un quilo de nubes FINITRONC TWISTY, y otras de TOP AMARILLO NUBESTOP VERDE NUBES y para el relleno, regalices surtidas MIX REGALIZ BRILLO FINI.

También compré unos palitos en color verde muy monos pero que no me sirvieron para nada, porque para pinchar las chuches me fueron mejor los palillos redondos, no los planos que hay en cualquier casa, sino los que son completamente redondos que pinchan mucho mejor.

Cómo hacer una Tarta de Chucherías sin morir en el intento

El paso siguiente fue forrar el porexpán con folios de colores. En mi caso, como la Tarta de Chucherías iba en color amarillo y verde como protagonistas, con los folios hice lo mismo. La parte inferior y más grande, la forré de amarillo, al igual que la superior, y la del medio, lo hice con color verde.

Para sujetar los tres corchos, pinché cuatro palitos de brochetas (uno en cada esquina del corcho superior, es decir, del más pequeño, y pinché hasta cogerlos los tres), que aproveché, en lugar de cortar el sobrante, para hacer cuatro torres de chuches surtidas que gustaron mucho.

El último paso fue proceder a pinchar las chucherías como yo creía que pudieran ir quedando mejor. Parece muy complicado, pero una vez que le has cogido el truco, llenar la Tarta de Chucherías es de lo más divertido. Eso sí, acabas empachada de tanto olor a dulces…

En la parte de abajo, lo primero que hice fue colocar las lenguas. Después para fijarlas fui pinchando los tops de amarillos y verdes. En los laterales fui pinchando las nubes (cuidado porque yo quede un poco justa con un quilo, me sobraron pocas en comparación con el resto de golosinas) y para darle un poco más de alegría al conjunto, en la zona inferior, ponía una nube y dos regalices (una redonda y otra alargada). Y así sucesivamente.

Al final, en la parte superior puse las velas que la abuela le regaló y lo cubrí todo con regalices de colores.

Para ser mi primera Tarta de Chucherías he quedado bastante satisfecha. Pero por si fuera poco también hice mini magdalenas ( o cup cakes como se llaman ahora…) de diferentes sabores. Pero eso ya os lo contaré en el próximo artículo, para no saturaros 😉